lunes, 28 de enero de 2019

Personitas que inspiran (5): Iria G. Parente y Selene M. Pascual

¡Hola gente guapa!

Hace ya más de una semanita acabó el FestiLij3c (el Festival de Literatura Infantil y Juvenil de Tres Cantos) que fue una absoluta maravilla, y además nos dieron la oportunidad a las personitas que tenemos un blog/cuenta de libros en general para entrevistar a quien nos apeteciera (con el beneplácito de la otra personita, por supuesto). Y yo dije "esta es la mía para la sección de Personitas que inspiran del blog". 

Yo entrevisté a cuatro maravillosas personas, que irán asomando las caritas por esta sección. Cuando pregunté si podía entrevistarlas a las cuatro, lo hice casi sin esperanzas: soy un blog muy pequeñito, ¡tendrán cosas más importantes que hacer! Pero cuál fue mi sorpresa cuando me dijeron que sin problema.

Cuando entrevisté a Iria y a Selene, de verdad que me quedé maravillada por lo cercanas y amables que son. Estuvieron incluso ayudándome a grabar mejor la entrevista y todo el rato preocupadas porque se oyera bien y que tanto la chica que estaba antes que yo (adorable también, por cierto) como yo, estuviéramos cómodas y nos fuéramos con una buena entrevista.

De verdad, si en redes sociales son puro amor, en persona te lo demuestran con un corazón muy puro.

Muchas gracias desde aquí tanto a FestiLij3C como a ellas por toda la amabilidad y por esta fantástica oportunidad. 

¡Allá vamos!
Aquí están siendo adorreibols como siempre

Iria G. Parente (1993) y Selene M. Pascual (1989) son dos jóvenes autoras de Madrid y Vigo respectivamente. Entre sus libros destacanSueños de piedra (Nocturna, 2015), Alianzas (La Galera, 2016), Títeres de la magia (Nocturna, 2016), Rojo y oro (Alfaguara, 2017), Encuentros (La Galera, 2017), Ladrones de libertad (Nocturna, 2017) y Antihéroes (Nocturna, 2018).
Jaulas de seda (Nocturna, 2018) es su nueva novela, una historia independiente ambientada en el mundo de Marabilia. Sus lectores están a tope de hype con su nueva obra, "El orgullo del dragón", que verá la luz el 4 de marzo y es el primer tomo de la bilogía "El Dragón y el Unicornio". 

¿Cómo empezasteis a escribir juntas?


Iria: Fue a raíz de un foro de Internet en el que cada una de nosotras subíamos nuestras historias y a partir de ahí yo la leía, ella me leía... y nos añadimos a Messenger (cuando existía), y sencillamente nos hicimos amigas. De ahí, de leernos tanto, en cierto momento salió muy natural el intentar escribir algo juntas, hicimos varios intentos hasta que llegó "Pétalos de papel", que fue que yo quería leer una novela que había empezado a escribir Selene pero ella no daba avanzado con la escritura, y yo le pedía que escribiera porque quería saber cómo seguía. Ella me dijo "Pues si tanto quieres saber cómo sigue, pues la sigues tú", y yo "¿Es un reto?". Así que básicamente empecé a seguir la historia, ella se motivó y así la terminamos de escribir.

¿Cómo es vuestro proceso de escritura?

Selene: En esa primera novela cada una escribía un capítulo, ninguna sabía qué era lo que iba a hacer la otra, a veces ni siquiera lo sabíamos nosotras *risas* Ahora nos hemos "profesionalizado" (porque tampoco es que seamos aquí el culmen de la organización) y cogemos las voces narrativas y nos las dividimos. Creamos un guión previo que luego al final siempre acaba en la basura (porque los personajes se van por lugares recónditos) y a partir de ahí novelizamos. Hay veces en las que ni creamos guión, como ahora vivimos juntas lo que hacemos es pasarnos el ordenador. 

Iria: Ahora por ejemplo, al vivir juntas, podemos pasarnos el ordenador en cualquier momento pero es que además podemos hablar del tema en cualquier momento, no tenemos que decir "conéctate que he tenido una idea". Yo hay veces que he salido de mi habitación, he ido a la de Selene y le he dicho "Tía, tengo la solución", a las tantas de la noche. Y luego por ejemplo a nivel organizativo tenemos una graaaan pizarra donde, quieras que no el hecho de ver cosas ayuda muchas veces a ubicarse. La pizarra no te creas tú que es como la que podría tener un autor más organizado, se dedica solamente a poner nombres, como mucho las edades de cada uno y dos o tres palabras de los hechos. Todo muy simple y en cualquier momento se puede caer. Es como un elemento visual que funciona, que recuerda, al fijarte en la pizarra te concentras mejor.

¿Cómo fue publicar por primera vez? ¿Ha cambiado algo a medida que van pasando los libros y los años?

Selene: Publicar por primera vez es como un poco increíble, por lo menos en mi caso es que nunca llego a creerme las cosas. Literalmente soy una de esas personas que le dicen "Vas a publicar" y yo digo "Ajá...". Iria dice que estoy muerta por dentro. 

Iria: Yo digo que está muerta por dentro no solo por el "Ajá", sino porque hay veces que se queda absolutamente impasible ante noticias que nos pasan que son increíbles. Cuando nos dijeron que publicábamos, Selene dijo "Vale". Tenemos dos enfoques de incredulidad totalmente diferentes, yo me pongo histérica y Selene dice "Vale" y sigue trabajando, como si no estuviera pasando en realidad. En los dos casos es un mecanismo de autodefensa.

Selene: Es que además yo me acuerdo perfectamente de cuando Iria me contó que nos habían cogido la novela. Ella estaba como súper estresada/pletórica en la cafetería de su facultad y yo estaba estudiando,  y le dije "ah, vale, vale". Como dice ella, es un mecanismo de autodefensa realmente, es pensar que si pasa algo malo con esto, como no tengo ningún tipo de expectativa no me va a doler. Que luego es mentira, pero mi cerebro cuando ve las pilas de libros con nuestros nombres en una librería no asume que los hemos escrito nosotras. Puede que sea porque a mí lo que realmente me gusta es el proceso creativo, el escribir el libro, y el producto acabado solo me da ganas de escribir otro. 

Iria: También es porque somos a veces un poco obsesivas con el trabajo. Terminamos una novela y el máximo tiempo que hemos pasado sin empezar a escribir otra ha sido un mes, y eso ha sido el mes pasado que nos obligamos a darnos un mes entre acabar El orgullo del dragón y empezar Marabilia 5. Y claro es que también por cómo es nuestro proceso de creación lo disfrutamos muchísimo, lo vivimos mucho (quizá demasiado) y es más divertido y emocionante. Que luego el proceso de edición es también muy emocionante, sobre todo si cuentas con una editorial que te mantiene informada del proceso. Por ejemplo ahora con El orgullo del dragón está siendo muy emocionante porque hay mogollón de ilustraciones dentro, estamos haciendo muchos diseños para redes que nos encanta hacer... Al final hemos seguido creando. 

¿Qué es lo que más y lo que menos os gusta de la "fama" que estáis alcanzando?

Selene: Creemos que la palabra "fama" o "éxito" se nos queda muy grande. Nosotras no lo vemos así, bien sea porque no queremos creérnoslo, hay quien dice que no creemos que sea eso pero que sí que es eso. Para nosotras la creación literaria es lo que realmente nos llena de alguna manera, y cuando sale el libro como que no nos creemos realmente que haya tanta gente leyendo nuestro libro, y haciendo reseñas y disfrutando de cada palabra. Es maravilloso pero no nos acaba de entrar en la cabeza.

Iria: La gente no se lo cree y esto lo podrían tachar de falsa humildad o de falso, pero en realidad yo todas las firmas y presentaciones, siempre digo el cuarto de hora antes o cuando estamos yendo a una ciudad para presentar "No va a ir nadie". Y estoy convencida. Es una convicción absoluta y mucha gente me pega collejas rollo "¿Te puedes callar ya?". Una amiga me decía "Has llenado un auditorio de 300 personas y estás tu aquí diciendo estas cosas" y yo le digo "Puede ser por muchas cosas, no va a volver a pasar". Es por lo que decíamos antes, autoprotección: si creo que no va a ir nadie, realmente cuando vaya alguien veré lo bueno y como no haya nadie... bueno, me lo esperaba.

Selene: Eso es completamente mentira porque si no va nadie, también se decepcionaría.

Iria: A ver, lo mejor de esa supuesta "fama" que dicen que tenemos es evidentemente el movimiento que hay alrededor de los libros, el cariño que nos llega, los mensajes, la pasión con la que vive la gente nuestras historias. De repente esas historias significan algo más para mucha gente y eso es lo más bonito de todo. Y lo peor... si tiene que haber un peor, hay veces que hay gente que cree que por nuestro perfil más cercano (que sí que somos accesibles y cercanas pero no concebimos serlo de otra manera y no seríamos nosotras si no lo fuéramos) a veces se pierde un poco la barrera entre lo profesional y lo personal, y se da por hecho que nosotras le debemos mucho a la gente cuando en verdad el deber de un autor es simplemente escribir. Pero no es una cuestión de fama ni de éxito, creo que es algo que depende de la gente, de cómo una persona te reciba o no. Y te pueden leer 100 personas y que tengas 70 que sean así, y te pueden leer 1000 y solo tener 2. 

Iria, ahora que trabajas en una agencia que tiene una sección para representación de autores, ¿has notado esta parte negativa?

Iria: La verdad es que no, con la agencia no. Sí que es verdad que cuando anuncié que se iba a dar este departamento de agencia literaria hubo una cosa curiosa: el mail que se dio de repente ya no llegaban allí sino que alguien filtró MI mail del trabajo y de repente todo llegó a mi correo electrónico. Eso lo hacía más difícil de gestionar para mí y fue un poco violento. Que se filtre mi correo electrónico cuando hay un correo general, rompe la barrera. Estás creyendo que Iria tiene que recibir tu manuscrito, no que es la agencia quien lo tiene que recibir. Creo que esto es lo único, esa ruptura de la barrera que no todo el mundo percibe. Por redes sociales conoces una parte de mí, sin duda, y yo vuelco mucho de mí en las redes sociales. Pero hasta cierto punto, y esto pasa con cualquier persona que tenga cierto impacto en las redes, parece que lo que tenemos en las redes es toda nuestra vida y si encima hablas bastante de tu vida personal se crea la falsa apariencia de que eso es TODO lo que eres. Hay que aprender a gestionar eso un poco mejor.

¿Qué consejo le daríais a vuestro "yo" de 15 años?

Iria: Deja de liarte con tíos, ¡no eres hetero! *se ríe*

Selene: *se ríe* Curiosamente, no sé si mi "yo" de 15 años necesita mis consejos, creo que estoy más perdida ahora en la vida de lo que estaba cuando tenía 15 años, lo cual no sé si es preocupante o no. Me he dado cuenta de que realmente hay muchísima gente que piensa que a los 15 años está muy perdida pero es que luego a los 21, 22... está todavía más. Quizá le diría a mi "yo" de ahora que se fije más en mi "yo" de 15 años, que tenía las cosas más claras y que sabía a dónde quería ir y qué hacer para intentarlo. 

Iria: Bueno, aparte de lo de hetero, que lo digo de broma pero que es cierto, porque estoy mucho más definida en mi sexualidad y en mi manera de percibir el género que lo que estaba con 15 años. Yo me negué mucho tiempo a mí misma y no deja de ser un aprendizaje. Le diría eso, que no se preocupe, que a su ritmo, que va a aprender más a quererse a sí misma, aprender más del mundo que la rodee y que no se preocupe excesivamente por el mañana, que todo lo que tenga que venir, vendrá. Y que lo está haciendo lo mejor que puede.


¿Qué os ha parecido la entrevista? ¿Habéis aprendido cosas de ellas que no sabíais?

Muchas gracias de nuevo a las dos maravillosas personitas que inspiran de esta semana. Os dejo por aquí sus redes sociales:

TWITTER CONJUNTO

TWITTER DE IRIA G. PARENTE

TWITTER DE SELENE M. PASCUAL

PÁGINA WEB

Y gracias a ti, que me lees. Haces que todo merezca la pena.

Un abrazo,

Nana

1 comentario: